blog-featured-diabetes-20180406-1330

Es de los mejores consejos que te puedo dar en materia de nutrición

¡Deja de leer etiquetas!

Leíste bien. Ya no leas etiquetas. Olvídate de estarlas revisando, comparando, entendiendo el porqué del etiquetado frontal, de fijarte si lo que dice te lo vas a comer en todo el paquete o en varias comidas, etc.

¿Sabes cómo es que puedes evitar estar leyendo etiquetas y comer sano al mismo tiempo? Asegurándote de comprar el 80% de tus alimentos sin etiquetas.

Así de fácil. Si compras frutas, verduras, carne, pollo, pescado, huevo, granos y leguminosas como
arroz, frijol o maíz palomero, podrás preparar a partir de ingredientes simples y reales todas esas cosas que compras ya procesadas y que además vienen en empaques de plástico que contaminan nuestro hermoso planeta.

Por supuesto que es fácil comprar el caldo de pollo, las palomitas de microondas, el puré
de tomate, los frijoles de lata que nos sacan del apuro, el arroz que está listo en un minuto y se vende con 10 sabores diferentes. supermarket-949912_960_720

Yo sé que para muchos, sobre todo para quienes cubrimos más de un rol en la vida diaria
suena exhaustivo meterte a la cocina a hacer cosas desde “scratch”, pero por nuestro bien, por el bien de nuestras familias y por una cultura de hábitos saludables, debemos de retomarla.


Si te gusta la cocina, disfrutarás muchísimo la cantidad de cosas que puedes hacer, y si no eres aficionado a estar dentro de ella, todos estos aparatos te asombrarán de la velocidad con la que puedes hacer muchas cosas.

Guardemos ese 20% de procesados para las cosas que realmente no podamos hacer, ya sea por complejidad, disponibilidad, o porque de plano sí se necesita de tecnología que no tenemos o mucho tiempo.

En mi caso, ese 20% lo dejo para los quesos, los panes (me encanta hornear, pero el tiempo…) los cereales de caja, las pastas de trigo, helados, y alguno que otro capricho mío o de mis hijos.

Y en tu cocina, la clave está en mantenerte simple, lo más simple que puedas. Pero me
refiero a simple de practicidad.

Hay muchísimas recetas que se pueden preparar de 0 y en 20 minutos llegar a la mesa.  Como ejemplos me encantan lasleer-etiquetas verduras asadas, verduras horneadas, las ensaladas verdes con vinagretas (caseras, esas no tienen
etiqueta), y las carnes, pollos o pescados asados, siempre con variedad de marinados o salseados para no aburrirnos.

O la maravillosa olla de cocción lenta (me gusta mucho más que la de cocción instantánea) donde pones sin fin de ingredientes en las mañanas y a medio día tienes la recompensa de una comida deliciosa.

Creo que tendríamos que hacer una entrada de este blog dedicada a esas preparaciones de 20-30 minutos que siempre te sacarán de apuros y te garantizarán nutrición y sabor.

Es más fácil de lo que te imaginas y no sabes, este simple paso cómo irá impactando en
tu salud y en la de todos los que comen en tu mesa.

Si eres socio Mafira, ya por el simple hecho de comer con nosotros, tienes garantizada
esta súper regla de que no leemos etiquetas, porque no las compramos.

Todas nuestras preparaciones se hacen con ingredientes reales que viajan de los mercados, carnicerías y
supermercados a nuestras cocinas y de ahí, directo a tu mesa.